Anuncios que mezclan buenas y malas noticias

Los anuncios del Presidente mezclan una de cal y una de arena. O, más explícitamente, buenas noticias con otras que no lo son tanto.

Desde hoy quienes se jubilen “cobrarán lo que corresponde”, precisó Mauricio Macri. Esto es, se cumplirá con lo que fija la ley y los fallos de la Corte Suprema. Hasta ahora, quien se jubilaba inmediatamente tenía que hacer un juicio para conseguir el ajuste de su fallo. Se armó así una gigantesca maquinaria de abogados y jueces donde circulaban miles de millones al año. Eso debería desaparecer. Siempre y cuando el nuevo sistema no deje resquicios abiertos en lo que hace a las fórmulas de ajuste de haberes, por ejemplo.

Anuncios que mezclan buenas y malas noticiasQuienes tienen sentencia firme por esos reajustes cobrarán todo lo que digan los jueces. Pero quien no la tiene, aquellos cuyo juicio está en trámtie, tendrán que aceptar una quita: sólo les pagarán un retroactivo de 4 años. ¿Eso no abrirá la puerta a que haya jubilados que se nieguen a firmar ese convenio? Aquellos que no hicieron jucio, y son 1.800.000 de personas, no cobrarán ningún retroactivo. Para ellos la buena noticia es que tendrán una actualización de 45%, dijo Macri, pero la mala es que deberán aceptar no reclamar nada para atrás. Y firmar un compromiso sobre eso.

La de los jubilados es una de las deudas más importantes de la Argentina, eso no cabe dudas. Y lleva años de arrastre. Es una buena noticia que se intente solucionarla. Pero los tiempos generan alguna duda: sólo se autorizarían 100.000 trámites al mes, y recién se alcanzaría una solución en dos años a partir de la sanción de la ley. Eso para gente de edad, algunos de ellos enfermos, la mayoría con necesidades económicas importantes.

En lo que hace al blanqueo, el Presidente dijo “los que más tienen, tienen que ponerse al día”. Buscó así despegarse de la imagen de que un blanqueo es una medida a favor de los ricos, cuando muchas veces su gobierno es acusado de beneficiar más a los que más tienen. Pero es que los asalariados no tienen manera de escapar al cepo doble del impuesto a las ganancias y el IVA, que se llevan más de la mitad de sus ingresos. Quienes hoy tienen dinero para blanquear son quienes primero pudieron generarlo y/o pasarlo al lado negro de la economía. Y para eso no hay que ser un trabajador, claro.

El blanqueo es una necesidad del Gobierno para generar mayores ingresos fiscales, justifican en la Casa Rosada. Aunque funcionarios del más alto rango reconocen que no es justo y que no coincide con la filosofía legalista del PRO. Pero son los requerimientos de la hora, la urgencia de engrosar la caja. En la oposición no dejan de regodearse con los tuits contra el blanqueo de 2013 de algunos de los más altos funcionarios del equipo de Macri. Los tiempos son otros hoy.

A la hora de justificar el blanqueo, el Presidente dijo que sería para pagar a los jubilados. Esa sería la buena noticia que compensa la mala de quea quien evadió se le permite reingresar en la economía con menos costo que el que pagó aquel que cumplió. Pero, además, para pagarle a los jubilados también se usaría el Fondo de Garantía de la ANSeS. Es el mismo que también podría utilizarse, de aprobarse la ley propuesta por el oficialismo, para financiar las obras de infraestructura del Plan Belgrano, la apuesta más fuerte de Macri para el norte del país, según trascendió en la Casa Rosada.

Ahí hay otra voltereta de la historia. Cuando nacieron las AFJP se dijo que eran necesarias para crear un verdadero mercado de capitales que financiara a las empresas. En los 2000, los Kirchner se hicieron de esos recursos para poder financiar sus planes de expansión del consumo. Ahora se vuelve a apelar a ese dinero para obras. Son los recursos que deberían usarse para pagar las jubilaciones, no hay que olvidarlo. La buena noticia son las obras, la mala es que otra vez se apelaría a un fondo que tenía otro fin específico.

Fuente: clarin.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn