Luego del éxito de Esperanza mía, la tira que protagonizó junto a su compañera y novia Lali Espósito (24), Mariano Martínez (37) se tomó unas merecidas doble vacaciones. Primero con su pareja (mitad en Miami, mitad en las islas de Turks and Caicos), y ahora en Punta del Este con sus hijos: Olivia (6) y Milo (2), fruto de su relación con Juliana Giambroni (27).

Desde el país vecino, el actor dio detalles sobre los motivos que lo llevaron a pisar suelo uruguayo tras 9 años, la importancia de disfrutar el mayor tiempo posible con sus pequeños y la relación (¡que marcha viento en popa!) con la ídola teen.

“Además de coincidir con mi hermano y su familia, también me motivó que estuviera Carlitos Rezzio, mi mejor amigo, que viene todos los años con su hijo, Gaspar. Acaba de ganar una lucha muy personal contra una enfermedad fea y se curó, gracias a Dios, así que era importante cruzarnos”, contó en diálogo con la revista ¡Hola!, donde posó con sus pequeños mientras jugaban en la pileta del hotel.

Mariano Martínez, vacaciones con sus hijos y confesión de amor

Luego, se refirió a su último trabajo con el que se ganó el cariño de miles de fans, aunque le costó un gran esfuerzo: “Fue un año muy intenso y creo que nunca trabajé tanto en mi vida. En un momento, dormía tres horas por día y recién el 31 de diciembre, que fue mi primer día libre, pude empezar a relajar. Me di cuenta de lo cansado que estaba a principios de año, que me empezaron a brotar un montón de contracturas. De todas maneras, no me puedo quejar: fue muy copado”.

Por otro lado, habló de lo difícil que fue estar tanto tiempo separado de sus hijos durante las grabaciones: “Fue duro. Nos veíamos los miércoles y un rato, nomás. Por eso me da tanta alegría estar de vacaciones con ellos, dedicándoles toda mi atención. No creo que baje a la playa con los chicos porque, si bien agradezco el cariño de la gente, quiero tener tiempo para mis hijos. Si bajo a la playa, le quito atención a Olivia y a Milo y el plan no es ése: es pasar unos lindos días con ellos”.

“Llevarme bien con la mamá simplifica muchísimo las cosas. Estamos muy comunicados: yo le mando videos de los chicos todo el tiempo, le cuento cómo están y, cuando soy yo el que no está con ellos, le pido videos y novedades cada dos minutos”, agregó.

Por último, se mostró muy feliz con su pareja: “No hay nada más que lo que se ve. Estamos muy enamorados; sino, no estaríamos juntos. Lali es divina, divertida, ocurrente, amable y muy linda. Me encanta que sea tan inteligente y lo que más me gusta de nuestra relación es que lo pasamos bárbaro juntos”, cerró.

Fuente: Ciudad.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn