Según informó hoy el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), cuya sede se encuentra en Londres pero cuenta con una amplia red de informantes en todo el territorio sirio, los muertos son “al menos 34”, de los cuales al menos 20 son civiles y entre ellos tres menores.

Se trata del hospital Al Quds, que como consecuencia del ataque directo a su sala de pediatría resultó completamente destruido y quedó fuera de servicio. Según esta fuente, aviones de guerra provocaron este bombardeo, pero se desconoce su origen.
La ONG destacó que continúan las labores de rescate para hallar a los desaparecidos bajo los escombros del edificio, que está localizado en el barrio de Al Sukari.

Crisis en Siria: bombardean un hospital en Alepo y hay al menos 14 muertosEl enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, no confirmó el hecho pero con prudencia declaró que un ataque aéreo contra un hospital en el este de Alepo “probablemente terminó con la vida del último pediatra” en esa zona.

El funcionario hizo referencia a ese caso para pedir a Rusia y Estados Unidos que unan sus esfuerzos para dar de nuevo vigor a la tregua en Siria y salvarla “del colapso total”.

“Hago un llamamiento a Rusia y Estados Unidos para que tomen una iniciativa urgente para relanzar la tregua, que por el momento está en peligro”, dijo Mistura en rueda de prensa tras informar por teleconferencia al Consejo de Seguridad de la ONU sobre el resultado de la tercera ronda de negociaciones de paz concluida ayer.

Médicos Sin Fronteras (MSF), por su parte, confirmó el ataque pero reportó “al menos 14 muertos”, según su coordinador regional de Comunicaciones, Sam Taylor.

En declaraciones telefónicas a la agencia de noticias EFE, Taylor señaló que entre los fallecidos hay tres médicos y agregó que están tratando de recopilar más datos sobre el ataque.

El centro sanitario “no era de MSF, pero recibía nuestro respaldo desde 2014”, indicó el portavoz.

Por su parte, la directora del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Siria, Marianne Gasser, el explicó que el centro recibía el respaldo de su organismo y calificó de “inaceptable” el ataque contra el hospital.

“Instamos a todas las partes que eviten a los civiles, que no ataquen hospitales y que no empleen armas que puedan causar amplios daños; de lo contrario Alepo será empujada al borde del desastre humanitario”, señaló.

Al respecto, el CICR denunció que los intensos combates en Alepo suponen un “grave riesgo” para millones de personas.

“Adonde estés se pueden oír explosiones de proyectiles de mortero, bombardeos y el vuelo de aviones”, afirmó el responsable del CICR en esta zona, Valter Gros, al destacar que no hay ningún barrio de la localidad que no haya sido afectado por la violencia.

“La gente vive al límite. Todo el mundo teme por sus vidas y nadie sabe qué va a venir después”, advirtió en un comunicado.

Paralelamente, el portavoz de la administración opositora en esas áreas, Abu Zaer al Halabi, denunció hoy que todos los hospitales ubicados en las zonas bajo control de facciones armadas rebeldes dentro de Alepo están actualmente fuera de servicio.

Al Halabi, quien es miembro del Consejo de la Provincia de Alepo Libre, indicó que tan solo quedan operativos “de forma excepcional” algunos centros sanitarios improvisados en locales comerciales y viviendas para tratar los casos más graves.

Además, destacó que hay escasez de medicamentos y de equipamiento médico, ya que solo cuentan con “material de atención primaria” para atender a los enfermos.

La violencia aumentó en las últimas semanas en Alepo, pese a que el 26 de febrero pasado se decretó un alto el fuego bajo auspicio de la ONU, EEUU y Rusia.

Gobierno y oposición en el exilio se acusan mutuamente de no cumplir con los términos del acuerdo de cese de hostilidades. El Alto Comité de Negociaciones (HNC), se retiró de las negociaciones de Ginebra la semana pasada, denunciando que el gobierno de Bashar al Assad sigue sin permitir la entrada de ayuda humanitaria a las zonas opositoras que asedia y que rechaza la salida de Al Asad del poder.

Al respecto, el responsable del grupo de trabajo de la ONU para la asistencia humanitaria a Siria, Jan Egeland, advirtió hoy que “las próximas horas” son clave para el futuro de “millones de personas” que dependen de la ayuda humanitaria.

“No puedo expresar con suficiente contundencia todo lo que está en juego en las próximas horas y en los próximos días. La vida de millones de personas está en peligro”, afirmó Egeland en una conferencia de prensa ofrecida en Ginebra, Suiza.

Fuente: telam.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn