El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 15 días en el conflicto con los chóferes de la UTA y ese miércoles habrá colectivos, ya que el sindicato decidió acatar la medida.

Roberto Fernández, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), aseguró que la medida será acatada y pidió que “los usuarios estén tranquilos porque no habrá inconvenientes”.

“Vamos a suspender la medida porque vimos que se retomó el diálogo”, afirmó Fernández, y destacó la actitud del Gobierno de ponerse al frente de las negociaciones entre el sindicato y las cámaras empresarias.

Al respecto, el gremialista elogió la “actitud” del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y a su vez destacó también el interés de la Presidente Cristina de Kirchner por interiorizarse en el conflicto.

“Me gustó la actitud de los dos ministros y estuvimos conversando con la Presidenta”, consideró el dirigente gremial en declaraciones a la prensa.

Fernández informó que “seguirá la mesa de diálogo” con empresarios y autoridades gubernamentales para intentar destrabar el conflicto.

“Esperamos que los trabajadores del transporte podamos tener la suerte de tener un sueldo digno dentro de las posibilidades de las cámaras empresarias”.

Fernández aclaró que el paro “se suspende”, revelando que aún las posiciones del gremio y de la cámara están lejos de acordar el ajuste salarial.

El titular de la UTA reconoció que “es muy difícil el acuerdo salarial, porque una mejora de nuestros salarios tiene que salir de un aumento de tarifas o de un mayor subsidio, esa es la realidad”.

La aplicación de la conciliación obligatoria implica que por las próximas tres semanas el gremio deberá abstenerse de realizar medidas de fuerza, plazo que el ministerio podría extender por cinco días hábiles más.

Esta es la segunda intervención del gobierno en el año, después de la de enero pasado, cuando la UTA, había lanzado un paro que coincidía con un fin de semana de recambio turístico.

En esa oportunidad el conflicto se soluciono transitoriamente al acordar el gremio el cobro de una suma no remunerativa de 1.200 pesos para los chóferes de larga distancia y de 1.400 pesos para los de corta distancia, a cuenta de las paritarias.

La UTA reclama ahora que ese porcentaje de aumento se eleve un 35 por ciento sobre los sueldos de diciembre último.

El gobierno logró transitoriamente volver a frenar el paro de transporte, al no haber un acuerdo de fondo con las cámaras patronales, que argumentaron en las reuniones problemas para acceder al reclamo del gremio.

La transitoria solución se logró luego de que interviniera en el conflicto el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien por la mañana se reunió con sindicalistas de la UTA, empresarios y autoridades del ministerio de Trabajo.

Por la tarde, en una nueva reunión en casa de gobierno, se resolvió que la cartera laboral impusiera el mecanismo de la conciliación para permitir nuevas negociaciones, ante la falta de acuerdo entre sindicalistas y empresarios.

Fuente: ambito.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn