Entre los múltiples trastornos que aparecen cada vez que llueve en la ciudad, está la pérdida de las patentes de autos y motos por acción del agua que se acumula en las esquinas. Hacer un duplicado cuesta unos 500 pesos y encontrar la chapa extraviada es toda una odisea.

En el municipio tienen 80 acumuladas, la mayoría del temporal de abril. No pueden tirarlas porque se usarían para vehículos “mellizos” y destruirlas tiene un costo importante, así que por ahora se siguen amontonando a la espera de que aparezcan los dueños.

Cómo aparecen
“Es todo un tema, porque aparecen nuevas con cada lluvia y quedan bajo custodia del municipio; para tirarlas, hay que ver alguna manera de compactarlas o destruir el material, porque se podría usar para un acto ilícito”, explicó el director de Coordinación de la comuna, Luciano Badano. Eso implica que, hasta que se pueda contratar a quien destruya las placas, seguirán guardadas en el depósito municipal.

El funcionario contó que, cada vez que se inunda una esquina, “la fuerza centrífuga del agua hace que se afloje y se salga la patente, y así ha pasado que después, cuando el agua baja, aparecen hasta 15 chapas en el mismo cruce”.

Los vecinos que encuentran las patentes suelen hacer la denuncia al Municipio. En otros casos, las cuelgan en la misma esquina a modo de exposición y los inspectores municipales van a retirarlas. También hay una cantidad importante de chapas que van a parar a manos de particulares.

Del temporal de abril, quedaron decenas de conductores que nunca encontraron su patente.

Contratiempo
Esto implica un perjuicio por la posibilidad de que alguien las use para otro vehículo, además de que el duplicado en el Registro del Automotor cuesta entre 400 y 600 pesos. Además, si no consigue una placa de manera rápida, se arriesgan a pagar 300 pesos de multa por circular sin la identificación.

Badano señaló: “Desde el Municipio hacemos todo lo que podemos para ayudar, hemos publicado las patentes que encontramos y hasta identificamos a algunos propietarios; pero si el auto está radicado en otra ciudad, no se los puede ubicar”.

Cosecha
En abril se recolectaron un total de 140 chapas perdidas, de las cuales cerca de la mitad ya fueron entregadas a sus dueños. Con las lluvias que siguieron, principalmente durante el granizo de octubre, encontraron en las calles otras 70 patentes, que en su mayoría fueron retiradas. De todo ese cúmulo de placas, hay 80 que siguen olvidadas en la oficina municipal. Muchas de ellas llevan seis meses ahí esperando por sus dueños.

Quienes aún estén buscando su patente pueden acceder al listado  a través de la página de Facebook “Buenos vecinos Neuquén” o llamando al teléfono 4491200, interno 4035.

La intersección de Independencia y Linares es una de las esquinas que más se inunda cada vez que llueve y donde más suelen aparecer patentes perdidas cuando baja el agua.

Los efectos del agua y la sedimentación tienen otro blanco además de las patentes: el mal estado de las calles de la ciudad. Es que terminan con daños cuantiosos cada vez que llueve y el Municipio no da abasto para tapar los baches que se forman luego de cada temporal, especialmente en la zona aledaña a las bardas.

NEUQUÉN
Por la gran cantidad de casos de personas que perdieron sus patentes, la página de Facebook del programa Buenos Vecinos fue adoptada por muchos conductores para comunicarse entre sí y colaborar en la búsqueda. Si bien no era la función original del sitio municipal, que en realidad está pensado para hacer denuncias por infracciones, los propietarios de los autos aprovecharon esta herramienta para contactarse con otros en la misma situación.

Hay casos de conductores que no encontraron la patente suya, pero sí la de alguien más y lograron llegar hasta el dueño a partir de los comentarios. También hay quienes encontraron una chapa identificatoria y publican la foto por si alguien conoce al propietario. La mayoría de los usuarios deja los datos de la placa del auto y el lugar donde cree haberla perdido. Los demás comparten el comentario con sus amigos, quienes a su vez vuelven a compartirlo, de modo que las consultas se expandan hasta llegar al destinatario.

Fuente: lmneuquen.com.ar

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn