Aprobó por mayoría el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo, que permite regularizar las deudas previsionales de los trabajadores autónomos y monotributistas en condiciones de acceder a una jubilación.

El proyecto de moratoria previsional enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo fue aprobado este miércoles en la Cámara de Diputados por amplia mayoría y convertido en ley tras un debate de casi ocho horas.

La iniciativa que establece un régimen de regularización de deudas previsionales para trabajadores autónomos y monotributistas que estén en condiciones de jubilarse fue aprobada por 202 votos afirmativos. Los diputados del bloque SUMA+UNEN Carla Carrizo y Martín Lousteau, al igual que Fernando Sánchez y Pablo Javkin, de la Coalición Cívica ARI, se abstuvieron.

De esta manera, el Gobierno puso en marcha la segunda etapa del Plan de Inclusión Previsional, que beneficiará a 473 mil personas y da continuidad a la moratoria impulsada en 2005.

La norma está destinada a las personas que habiendo cumplido la edad jubilatoria -o cumpliéndola en los dos años de vigencia de esta norma- tengan que regularizar aportes hasta diciembre de 2003, ya que el plan anterior regía hasta 1993.

“Hoy es un día muy especial”, sostuvo ayer el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio, y apuntó a quienes se oponían a la ley. “Es trascendental poder jubilarse, porque hace unos años no se podía acceder a una jubilación en una Argentina que estaba quebrada”, remarcó.

El funcionario recordó que la norma viene a resolver la situación de muchos trabajadores, que no logran cumplir los 30 años de aportes para poder jubilarse. “En estos casos, lo que se hace es calcular los años de aportes que faltan y se abona en 60 cuotas. Con la primera cuota paga, ya se está jubilado. La mayoría se jubila con la mínima”, precisó.

Respecto a las personas que nunca tuvieron aportes, Bossio dijo que se puede acercar a la Anses con el documento y el CUIL, saca la clave fiscal y con solo pagar la primera cuota ya puede comenzar a cobrar la jubilación. “Aproximadamente 500 mil argentinos son los que se ven dentro de las posibilidades de comenzar a cobrar la jubilación y no realizaron aportes en su vida”, afirmo.

El diputado kirchnerista Juan Carlos Díaz Roig defendió el proyecto oficial al sostener que es “un acto de reparación histórica con nuestros adultos mayores” y remarcó que “implica la inclusión del cien por ciento de los adultos mayores al beneficio previsional”.

En su exposición, el formoseño aprovechó para calificar como “inmoral e injusta” la sentencia del juez de Nueva York Thomas Griesa que falló a favor de los denominados fondos buitres y alertó que si la Argentina cumple con esa resolución “va a afectar tremendamente el equilibrio de todo el sistema argentino, incluido el de previsión social”.

Desde la otra vereda, Martín Lousteau criticó la moratoria previsional y se quejó porque “cada vez que tocamos el sistema (previsional) lo hacemos sin ningún cálculo” y “sin calibrar el impacto que va a tener”.

“Si bien la ley de moratoria tiene un fin loable, el sistema previsional es 150 veces más generoso con aquel que no hizo sus aportes que con quien lo hizo regularmente”, apuntó Lousteau.

El salteño Pablo Kosiner, del Frente para la Victoria, respondió a las críticas y justificó la iniciativa oficial al apuntar que “hoy el 40 por ciento de los recursos de la ANSES es de materia tributaria con lo cual estos argentinos que van a ser beneficiados por la moratoria han contribuido a través de los impuestos”.

El radical Eduardo Santín cargó contra el gobierno porque “habla normalmente de universalización pero siempre esa universalización se queda a mitad de camino” y apuntó que con esta moratoria “el propio Estado le paga los aportes para decir que se jubiló haciendo los aportes y esto hace perverso el sistema”.

“Tendríamos que tener una asignación universal para todos los adultos mayores”, reclamó el legislador.

Mirta Tundis (Frente Renovador) definió como “parches” al proyecto del Gobierno y sostuvo que “lo que deberíamos haber hecho es reformar el sistema previsional porque no está incluyendo a toda la gente frente a la crisis económica y previsional”.

El macrista Federico Sturzenegger cuestionó “la discrecionalidad” que la propuesta le otorga a la ANSES “para determinar quién recibe el beneficio” y reclamó que en la reglamentación de la norma se apele a un criterio que “sea el más amplio posible”.

Néstor Pitrola (Frente de Izquierda) consideró que “todavía no salimos de la contrarrevolución previsional de los 90 porque no fueron reparados el 82 por ciento móvil ni los aportes patronales”.

Fuente: infobae.com

Noticias Relacionadas:

Compartir no cuesta nada...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn